Ya visitado el Colegio del Patriarca, como también se le conoce, iremos a buscar la calle Libreros que se encuentra a escasos metros del colegio, donde visitaremos el Palau de los Boil d’Arenós.

Han sido propietarios de la casa la familia Rojas y Cárdenas y antes los Vives Biol.
Hoy el edificio restaurado ofrece los servicios a la Bolsa de Valencia.
Conocida también como Casa del señor de Bétera, este palacio fue construido en el siglo XVIII cuando todo el barrio estaba lleno de residencias de la nobleza local y, como casi todos los palacios valencianos, gira en torno a un patio, en este caso rectangular, en el que aún hoy se pueden ver grandes arcos escarzanos.

Fachada
                                       Fachada

En la fachada de la calle Libreros observamos su zócalo de piedra de cantería, asi como la gran puerta rematada por un escudo heráldico en el que se funden las armas de diversos linajes valencianos unidos por matrimonio, como los Biol. (los toros y las torres), los Vives (las ondas), o los LLadró (las barras diagonales). Junto al portón, tres pisos de balcones de distinto tamaño animan la pared lisa.

Se dice que cuando Jaime I tomó Valencia a los moros, el monarca moro Abenlup estaba construyéndose esta casa, que fue ocupada entonces por el rey Conquistador. Se decía también que en el patio estaban pintados los escudos de armas de los caballeros que vinieron a nuestra conquista, al menos de los que se hallaron en la primera Junta de Grandes Cortes que en dicha casa celebró el rey Don Jaime.

El edificio tiene dos puertas, una de ellas mayor y adintelada en piedra -que es la principal- sobre la que figura el referido escudo de armas, y que da paso al patio central en el que pueden verse los grandes arcos escarzanos de influencia gótica.

La vivienda se desarrolla como todas las de su tiempo, en torno al tradicional patio central, en este caso rectangular, todo él descubierto. Dos escaleras sirven para el transito entre pisos, pero sólo una comunica el primero con el segundo, mientras que la otra lo hace con todos los de la casa.

El aspecto que presenta en la actualidad, es el resultado de múltiples reformas. En 1779, siendo propietario don Giner Rabasa de Rocafull y Boil Rabasa de Perellós, Marqués de Dos Aguas, se le efectuó una de ellas, que transformó notablemente su aspecto.

Escudo de la fachada
                             Escudo en la fachada