Formando parte del entorno de la histórica plaza de Tetuán, frente al Convento de Santo Domingo se halla el palacio de los condes de Cervelló. El edificio fue construido en el siglo XVIII por los condes de Cervelló, señores de Oropesa, aunque sólo la fachada conserva su aspecto original, de estilo neoclásico, flanqueada por dos torres y con dos pisos de balcones.

Palacio de Cervelló en el recuerdo
         Palacio de Cervelló en el recuerdo

Es un edificio de singular importancia en la historia contemporánea de la ciudad ya que, cuando fue derribado el Palacio del Real en 1810 (al lado de Los Viveros), pasó a convertirse en la residencia oficial de los monarcas en sus visitas a la ciudad. Para entonces el conde de Cervelló había trasladado su residencia a Madrid y el Palacio era de propiedad municipal.

En este palacio residió el general francés Suchet hasta que en 1813 las tropas francesas tuvieron que abandonar la ciudad.

En 1814, fué recibido en él Fernando VII, engalanándose al efecto con arcos de triunfo, alegorías y retratos del rey. En este palacio firmó el decreto que disolvía las Cortes y derogaba la Constitución de Cádiz de 1812.

Palacio de Cervelló en 1870
                     Palacio de Cervelló en 1870

En 1840 la esposa de Fernando VII y regente del reino Maria Cristina abdicó de la regencia en favor del general Espartero. Pues bien, la carta de abdicación se realizó y se firmó en nuestro palacio de Cervelló.

Isabel II, hija de Fernando VII, sería la reina que más visitaría este palacio y posteriormente el efímero rey Amadeo de Saboya. En cuanto a los reyes Alfonso XII y Alfonso XIII pocas veces visitaron el palacio.

Tras su reciente rehabilitación, el palacio acoge desde el 2003, el Archivo Histórico Municipal de la ciudad, recogiendo importantes documentos de la historia de la ciudad. El lema que recoge este archivo es “verbo volant scripta manent” (la palabra vuela, la letra permanece).

Entre los fondos que dispone la biblioteca podemos encontrar el “Llibre dels Furs”, El libro del Mustaçaf, el Libro de “Murs i Valls” o el Libro del “Consolat del Mar” del siglo XV. También encontraremos la ” Taula de Canvis ” y la letra de cambio más antigua del mundo.

En el piso superior encontraremos los salones del palacio debidamente rehabilitados con mobiliario de época fernandina e isabelina. Una gran elenco de retratos de los reyes de la familia Borbón adornan las paredes de los salas que giran alrededor de un patio central. Entre las pinturas que podemos encontrar se encuentra el retrato de Carlos IV y Maria Luisa de Parma, obra de José Vergara. Los retratos de Fernando VII, Isabel II y el general Narvaéz, de Vicente López.

En el techo de la sala de baile encontramos una pintura representando a La Aurora y a La Noche de R. Orozco y en otra de las salas otra pintura también en el techo representando la alegoría de las Artes, de J. Benlliure. A destacar los frescos originales de la sala situada en una de las torres que contrastan con las telas que cubren las paredes del palacio como por otra parte era normal en la época isabelina.

En una de estas salas podemos contemplar la biblioteca que José Enrique Serrano Morales donó al municipio de Valencia a su muerte en 1909, con la condición de que la colección no fuera desgajada y que siempre estuviera a disposición y consulta de todos los valencianos.

 sala Alfonsina
                                   sala Alfonsina
Salon de baile
                              Salon de baile

 

En los años anteriores a la Guerra Civil el Palacio fue la sede de la Derecha Regional Valenciana y en 1936 sería sede del Partido Comunista de España.

Después de la Guerra Civil el palacio ha llegado a ser Academia de estudios (Academia Castellano) e incluso pensión (La Vasca); que muchos valencianos recordaran todavía.

En 1976 el edificio fue declarado Monumento Histórico Artístico Provincial y es propiedad del Ayuntamiento de Valencia.

Palacio de Cervelló
                          Palacio de Cervelló