Siguiendo la calle de Naquera, desembocamos en la Pza de san Lorenzo,  donde se encuentra situado el Palacio de Benicarlo.

Esta declarado Monumento Nacional. También se le conoce como Palacio de los duques de Gandía o Palacio de los Borja. El linaje de los Borja es oriundo de Borja en Aragón y pasaron a establecerse a Xátiva donde consiguieron gran poder y prestigio. Baste recordar que dos miembros de esta familia fueron Papas y otro sería elevado a los altares. El palacio de Benicarló se construyó a finales del siglo XV como residencia de la familia Borja, duques de Gandia, sobre un edificio anterior donde estuvo instalada la Escuela de Arte y Gramática de la ciudad desde 1408.

Fue habitado por primera vez en 1513, por don Pedro Luís de Borja, primer duque de Gandia. Del palacio gótico se conserva una portalada con arco de medio punto y la “logia” de ventanas con arcos florenzanos del último piso. Por encima de esta serie de ventanas corre un alero de mádera en cuyas vigas se puede leer “soc del pinar de Campanar“, lo que nos indica claramente la procedencia de la mádera con que están realizadas.

A mediados del siglo XVIII los sucesores de los duques de Gandia (extinguido el linaje de los Borja), los condes de Benavente y duques de Osuna abandonaron el cuidado del palacio que quedó en estado ruinoso hasta que a mediados del siglo XIX (1846), fue adqurido por la familia Pujals para establecer aquí una fábrica de hilatura de seda (Pujalt y Cía). Entre los múltiples usos que tuvo conviene destacar el de almacén de granos o teatro operístico.

Palacio de Benicarlo
              Palacio de Benicarlo  en el recuerdo                     

En el último cuarto de siglo XIX el palacio pasó a manos del Conde de Benicarló por cuyo nombre es conocido. Este nuevo propietario realizó numerosas remodelaciones en el edificio que alteraron su fisonomía anterior. En esta etapa renace la vida del palacio que recibirá ocasionalmente la visita de Alfonso XIII. Durante la guerra civil fue sede del gobierno Republicano instalado en Valencia y en la actualidad es la sede de las Cortes Valencianas desde 1983.

En su interior podemos contemplar salones que van del gótico hasta el modernismo pasando por el neoclásico, así como los cimientos de una casa de época romana del que se conservan muros, arcos, columnas y dos impresionantes mosaicos descubiertos recientemente. No en vano su parte trasera linda directamente con la VIA AUGUSTA, actual calle del Salvador.

Inscripción existente en la fachada del palacio:

“En esta casa comprada por los jurados y Junta de Muros y Valladares en 20 de marzo de 1408, a Mosén Pedro de Vilaragut se instalaron las escuelas de Gramática y Artes de la ciudad y en 1412 las del Cabildo Eclesiástico, mediando para esta unión el consejo de San Vicente Ferrer. Colócase esta lápida por la Universidad Literaria al celebrarse el IV Centenario de su erección. Año MCMII”

Palacio de Benicarlo en la actualidad
            Palacio de Benicarlo en la actualidad
Palacio de Benicarlo
                    Palacio de Benicarlo