Junto a la porta de la mar, y entre las calles Palacio de Justicia, General Palanca, Plaza de Tetuán y General Tovar, está la Glorieta.

El nacimiento de los Jardines de la Glorieta, viene paradójicamente de la mano del general francés Louis Gabriel Suchet durante el periodo en que éste estuvo al mando de la ciudad durante la Guerra de la Independencia. El francés adquirió en 1812 los terrenos existentes entre el Convento de Santo Domingo y la Aduana de Valencia (actual Palacio de Justicia) y en ese espacio comenzó la plantación de árboles y especies botánicas al que era muy aficionado.

Los Jardines de la Glorieta en el recuerdo
        Los Jardines de la Glorieta en el recuerdo

Con la retirada de los franceses de la ciudad de Valencia en 1813, el testigo del parque lo recoge el general Javier Elio (Capitán General de Valencia) quien encarga al arquitecto Manuel Serrano Insa el trazado del nuevo jardín en 1817.

El general Elio, en un principio quiso colocar una estatua del rey Fernando VII, pero al final y con el dinero recaudado para tal fin se compraron diversas especies botánicas: naranjos, sauces, fresnos etc. así como diversas esculturas procedentes del antiguo Huerto del canónigo Pontons, muchas de las cuales han ido a embellecer otros jardines de la ciudad.

En 1826 siendo Capitán General de Valencia José O’Donell se construye una cerca de madera entre pilares de piedra rematados por pomos y jarrones. La entrada a estos jardines de la Glorieta se realizaba por una puerta situada aproximadamente frente a la actual calle del Mar, adornada por dos leones que apoyaban una de sus patas sobre unas esferas y unos amorcillos con emblemas sobre el lomo. La portada era obra del arquitecto Cristóbal Sales mientras que la estatuaria era de Vicente Piquer. De esta época es también la construcción de un pabellón de música construido en madera. En 1846 un avispado empresario italiano levantaría un café estilo vienés junto a este pabellón.

En 1852 se plantaronn los grandes ficus que hoy día adornan y asombran a todos los paseantes del lugar, por su monumentalidad y sus grandes raíces y que se encuentran frente al Palacio de Justicia. También se plantaron pinos canarios, palmeras y ficus de hoja ancha entre otras especies botánicas.

En 1860 se construye una nueva cerca, esta vez de hierro, rodeando todo el perímetro del jardín. En 1928 esta cerca fue desmontada y usada para los mismos fines pero esta vez en los Jardines del Real (Los Viveros). También se vuelve a reponer en su lugar la fuente de Tritón que había sido retirada años atrás como consecuencia de reformas efectuadas en los jardines.

En 1895 el arquitecto Antonio Ferrer González construye una Casa de Socorro en el interior del parque y en 1905 un teatro al aire libre que no obtuvo mucho éxito y que un incendio destruyó poco después de su inauguración.

En 1909, a consecuencia de la Exposición Regional Valenciana, se construyó un pabellón de madera donde se realizaron concursos florales. Al finalizar la exposición se desmontó el pabellón y se instalaron puestos de ventas de flores en su lugar. Hay constancia de que en el año 1919 en estos jardines se instaló una escuela al aire libre de la “Asociación para el fomento de la cultura y la higiene en Valencia”.

En 1926 se acometió una profunda reforma de los jardines, se quitaron las verjas de hierro que fueron trasladadas a los Jardines del Real y se desmontaron todas las estructuras que aún quedaban en pie, además de arrancar diversos árboles, algunos muy viejos. De esta época viene la configuración definitiva que hoy podemos encontrar.

En la actualidad sólo encontramos, amén de un minúsculo y mínimo parque infantil (tortugas de cemento pintadas de colores y tubos con orificios), diversas esculturas que representan a Francisco Domingo Marqués, Antonio Muñoz Degrain, Joaquín Agrasot Juan y al doctor Ramón Gómez Ferrer. También la fuente conocida como del Tritón y los grandes ficus con grandisimas raíces, amén de otras especies botánicas.

Como nota anecdótica podemos indicar que aquí fue el primer lugar donde se instaló la primera iluminación por gas de Valencia.

Los Jardines de la glorieta, y Porta de la Mar Vista aérea
Los Jardines de la glorieta, y Porta de la Mar Vista aérea

Antonio Muñoz Degrain

Antonio Muñoz Degrain pintor nacido en Valencia en 1843 y fallecido en Málaga en 1924. Nombrado hijo predilecto de la ciudad en 1910. Busto en mármol sufragado por el Círculo de Bellas Artes en su mayor parte y colocada en su lugar de emplazamiento en 1915. Es una obra del escultor valenciano Francisco Marco Díaz-Pintado. El busto se alza sobre un pedestal que toma la forma de banco de piedra obra de Vicente Rodríguez. En la base del busto figura la inscripción Al pintor Muñoz Degrain MCMXV. Como nota curiosa hemos de indicar que el busto de nuestro amigo fué levantado todavía en vida del pintor.

Francisco Domingo Marqués

Inaugurado a iniciativa de la Juventud Artística Valenciana en 1918. Se trata del pintor valenciano Francisco Domingo Marqués, busto en mármol blanco realizado por Mariano Benlliure en 1885. Tiene en el pedestal una dedicatoria que dice: A nuestro querido y admirado maestro Francisco Domingo Marqués. La Asociación de la Juventud Artística Valenciana. XXXI-VII-MCMXVIII.

En un primer momento el busto estuvo situado en las Alameditas de los Serranos pero después de la riada de 1957 el mismo desapareció y al ser encontrado se determinó ubicarlo en los Jardines de la Glorieta.

Joaquín Agrasot Juan

Monumento levantado en 1919 a iniciativa de Joaquín Sorolla entre otros y por suscripción popular, entre ellos el Ayuntamiento de Orihuela, lugar de nacimiento del pintor.

El busto fué modelado por el escultor Francisco Marco Díaz-Pintado en el propio estudio del pintor situado en la calle Pintor López.

En el busto en la parte derecha figura una inscripción que dice: Al pintor / Agrasot / Fco. Marco / Valencia / 1918, mientras que en la parte izquierda dice: A los 88 años. En la pilastra una dedicatoria: Al Pintor Agrasot.

Ramón Gómez Ferrer

Ofrecida en memoria del doctor Ramón Gómez Ferrer. Realizada en 1920 por Francisco Paredes García (1881-1945), fué dedicada y costeada por las madres valencianas al doctor de los niños como agradecimiento a su dedicación en pro de la infancia. El médico aparece sentado en un banco y a sus pies se encuentran dos niños (nietos del artista) realizados en bronce por Francisco Paredes siendo ayudado por su discípulo Luís Bolinches. Estas esculturas fueron añadidas en la primera mitad de los años cuarenta del siglo XX.

 

Fuente del Tritón

La Fuente del Tritón, obra inspirada en una semejante del maestro Bernini. Esta escultura realizada en el siglo XVIII fue una de tantas obras que se trajeron para la decoración de la Glorieta desde el huerto del canónigo y mecenas de las artes Antonio Pontons. El personaje central de la fuente es el dios Tritón, Está realizado en mármol blanco y se levanta sobre rocallas y le acompañan otros seres de la mitología griega. Lleva una gran caracola por la que sopla y por la que sale un chorro de agua. La figura es obra de Giacomo Antonio Ponzanelli. Fue traída a la Glorieta en el año 1833 para ser retirada en 1844 y vuelta a colocar en su lugar actual en 1860. Se le instaló en una fuente de mármol negro, proyectada por Antonio Sancho. Sobre el pedestal hay tres mascarones del que manan ininterrumpidamente agua y dos delfines surtidores que parecen surgir de las aguas. El conjunto se enmarca en una pequeña montaña con un minúsculo bosquecillo.

El canónigo de la Catedral Antonio Pontons García era dueño de un huerto ubicado en el barrio de Patraix, el huerto era conocido como “Hort de Pontons”. En él se encontraban numerosas estatuas realizadas por el escultor italiano Giacomo Antonio Ponzanelli, muchas de ellas ahora diseminadas por numerosos lugares de la ciudad.

Los Jardines de la Glorieta en el recuerdo 1888
    Los Jardines de la Glorieta en el recuerdo 1888