Seguidamente nos dirigiremos hacia la calle Trinquete de Caballeros y para ello seguiremos por la calle Libreros, continuando por la calle En Sala hasta la calle de la Paz, giraremos a la derecha por la de Ruiz de Lihory, ahora Giraremos a la derecha hacia Carrer del Mar, nuevamente giraremos a la derecha parta volver a girar a la izquierda por la calle de San Cristóbal, al final de la cual giraremos a la derecha por la calle del Milagro, donde nos encontramos con la calle que estábamos buscando.

En esta calle veremos en primer lugar la  Iglesia del Milagro y el Hospital de  Sacerdotes. Pobres

En 1356 (siglo XIV) bajo el Obispado de Hugo de Fenollet (1348-1356), se creó la Cofradía de Santa María de la Catedral (Santa María de la Seu), cuyo fin era dar asistencia y ayuda a los sacerdotes pobres de la ciudad. En 1394 se construyó un Hospital y una Iglesia dedicado a tal fin. De sus orígenes apenas queda nada ya que sufrió importantes reformas en los siglos XVII y XVIII que le dieron su actual configuración.

Está formado por un claustro de dos galerías superpuestas, alrededor del cual giraban las distintas dependencias y celdas de los sacerdotes. Destaca la que ocupó el santo valenciano San Luís Bertrán (1526-1581) hasta el momento de su muerte. El claustro y las celdas tienen valiosos paneles cerámicos del siglo XVII.

La iglesia tiene su acceso a través de una puerta adintelada en cuya parte superior encontramos una talla en piedra de la Virgen con el Niño, de tradición gótica con influencias francesas. Bajo un doselete de traza ojival, la Virgen se apoya en una ménsula también gótica con figuras grotescas. La talla que ahora vemos es una copia del original que se halla en el Museo de la Catedral. La talla de Maria Santísima de la Asunción, conocida como Virgen del Milagro se encontraba en el centro del Altar Mayor del templo.

Traspasada la puerta nos encontramos con un vestíbulo que en realidad es uno de los tramos de la iglesia, ya que sobre éste se encuentra el coro alto situado a los pies. La iglesia se conforma en una sola nave con cinco tramos, cabecera recta y capillas a los laterales. La iglesia se cubre con bóveda de cañón con lunetos al igual que las capillas laterales. La decoración interior es de un barroco contenido. En su altar mayor habitualmente se encuentra la escultura de la Dormición de la Virgen o Virgen de la Asunción que procesiona todos los años desde esta iglesia hasta la Catedral el 15 de agosto. La escultura de la Dormición de la Virgen es una talla de 1940.

El presbiterio se decora con frescos como representación de la gloria celestial, en cuyo centro una pintura de la Virgen en su advocación de la Asunción es elevada a los cielos.

A la derecha del vestíbulo encontramos la Capilla de la Comunión, cubierta con bóveda de cañón con lunetos y escasa decoración. La cabecera plana está decorada formando un marco de azulejos que hace la función de retablo, sobre el que queda centrada una imagen de la Virgen. El zócalo de los muros laterales se adorna con grandes paneles cerámicos.

Portada de la Iglesia del Milagro
                  Portada de la Iglesia del Milagro

La advocación de Virgen del Milagro bajo cuyo amparo se levanta esta iglesia, tiene su antecedente en un hecho ocurrido el 14 de agosto de 1556 víspera de la Asunción de la Virgen. En esa fecha y mientras un carpintero se encontraba montando el andamiaje en el crucero de la Catedral para celebrar las representaciones marianas que antiguamente se celebraban, tuvo la mala fortuna de coger con una cuerda una de las piernas de su hija pequeña que se encontraba jugando en el lugar. Al tirar de la cuerda elevó a su hija hasta lo alto del cimborio y esta cayó al suelo desde considerable altura pero sin sufrir daño alguno. Este hecho se interpretó como un milagro de la Virgen y así nació su nueva advocación como Virgen del Milagro. La iglesia y Hospital de Pobres sacerdotes quedó desde entonces unida a esta titularidad.

En el año 2003 el arquitecto Vicente Noguera Puchol, renovó el interior del edificio para acondicionarlo como residencia para la tercera edad.

En la fachada de la calle Trinquete Caballeros encontramos un panel de cerámica dedicado a la Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación

Nuestra Señora de la Consolación
              Nuestra Señora de la Consolación

Realizado en el siglo XVIII, en la parte superior hay una filacteria con la leyenda: Nuestra Señora de la Consolación Año 1786. Sobre un fondo arquitectónico, resalta en el centro la imagen de la Virgen con el Niño Jesús sobre un trono de nubes. A ambos lados dos símbolos marianos: un pozo y una torre. Debajo de la Virgen dos ángeles sostienen una filacteria que dice: Ave María Purísima sin pecado concebida. La filacteria se encuentra en primer plano sobre un fondo de puertas abiertas que quiere simbolizar la entrada a los Cielos. Junto a ellas símbolos bíblicos: el olivo, el ciprés y la palmera. En las esquinas inferiores hay dos óvalos: uno de ellos con una ciudad amurallada y el otro con un barco.

Interior hacia la cabecera
                         Interior hacia la cabecera