Declarada Monumento Histórico Artístico en 1961

 

La Estación del Norte, también conocida como Valencia-Término, es la principal estación de ferrocarril de la ciudad de Valencia.

Estación del Norte en el recuerdo
                Estación del Norte en el recuerdo

Historia

La primera Estación de Ferrocarril que tuvo la ciudad fue construida en el año 1851 por los ingenieros James Beatty y Domingo Cardenal. Era un edificio de corte clásico, con un pórtico en cada extremo, con cuatro columnas dóricas cada uno. El 21 de marzo de 1852 se inauguró en la ciudad el primer ferrocarril de Valencia. En 1917 con la inauguración de la actual Estación del Norte, la vieja fábrica sería derribada.

El lugar de emplazamiento de esta vieja estación se situaba en la actual Plaza del Ayuntamiento, concretamente sobre los huertos que formaban el antiguo Convento de San Francisco que allí se ubicaba (aproximadamente donde hoy se sitúa el edificio de Telefónica y el edificio de La Equitativa).

La actual Estación del Norte nació como la «Estación de Ferrocarriles de la Compañía del Norte», de donde recibe su nombre y fue proyectada en 1906 por el arquitecto valenciano Demetrio ribes e inaugurada en 1017. El edificio consta de dos naves paralelas a las vías y una tercera que conforma la fachada principal. En la estación la decoración es determinante, con piezas cerámicas de brillantes coloridos, tanto en su exterior como en el  interior, donde hay mosaicos, azulejos, etc., con motivos emblemáticos regionalistas y productos de la huerta valenciana, destacando sobre todos ellos la naranja.

Sala de mosaicos
                           Sala de mosaicos 

Resulta muy interesante el edificio de la estación, de estilo modernista, que constituye por tanto una alegoría de la huerta valenciana. Mosaicos con mujeres ataviadas con el traje típico y guirnaldas de naranjas y otros productos agrícolas decoran sus fachadas exteriores. En el interior, en su lujosa recepción, los mismos mosaicos dan la bienvenida en todos los idiomas a todos los viajeros. Así encontramos la frase “Buen Viaje” en distintos idiomas expresados sobre artísticos mosaicos enmarcados en las pilastras del zaguán. Es la estación un punto de referencia monumental y representativo de la ciudad.

Su cubierta interior es una gran marquesina sobre estructura metálica con apoyos articulados y constituyó en su época un verdadero alarde tecnológico, cubriendo una luz de 45 metros. Su estilo se adscribe al movimiento modernista, dentro de la corriente denominada “Secesión Vienesa”, pero es la manera peculiar con la que Ribes interpreta el estilo lo que la dota de notable singularidad.

La fachada principal en forma de U trata de compensar su acentuada horizontalidad con la disposición de tres cuerpos resaltados, dos de ellos en los extremos formando torreones, y el tercero en el centro marcando el acceso principal. La fachada formada por dos plantas combina en sus composiciones vanas adinteladas, molduras, pilastras y elementos de inspiración clásica.

En ella destacan los abundantes detalles decorativos, coloristas, con numerosas piezas cerámicas que reproducen distintos tipos de adornos florales y abundancia de escudos de la Compañía y de la Ciudad. La puerta del primitivo acceso se decora con dos paneles de mosaico diseñados por el pintor José Mongrell Torrent (Valencia 1870-Barcelona 1937).

Estación del Norte hoy
                 Estación del Norte hoy

A la fachada le precede un gran patio cerrado por una verja de estilo vienés.

Destaca también la exuberante decoración del vestíbulo, con un minucioso diseño de las taquillas y arrimaderos de madera, con incrustaciones de mosaico y decoraciones cerámicas con abundancia de “trencadís”, azulejos troceados, como revestimiento de paredes y techos formando un conjunto de singular belleza.

Uno de los elementos destacables de la decoración de la estación es la presencia de estrellas de cinco puntas que era el emblema de la Compañía de Ferrocarriles del Norte y también, y sin género de dudas la Sala que en su día estuvo dedicada a Cafetería y que después de muchos años cerrada ha vuelto a ser reabierta, pero como Oficina de Información y rebautizada como Sala de Mosaicos. Es de lo mejor de la Estación del Norte.

Otro rasgo típico del Modernismo que se aprecia en la estación es la integración de todas las artes en una misma edificación: arquitectura, escultura, pintura y artes decorativos.

Estación del Norte y Pza de toros en 1918
        Estación del Norte y Pza de toros en 1918

 

El edificio

El edificio es de planta rectangular con dos zonas claramente diferenciadas: el gran hangar, de planta igualmente rectangular y cerrado con estructura de arcos articulados de acero laminado, y el edificio de viajeros propiamente dicho, de planta en U y pilares independientes de la estructura del hangar.

La planta baja está exclusivamente destinada el público, mientras que el entresuelo y primer piso se destinan a oficinas.

Las fachadas están rítmicamente desarrolladas según módulos de un gran esquematismo formal. La fachada principal predominantemente horizontal, presenta unas torres laterales, que recuerdan, sin duda, la de la Lonja, con escasa altura y ritmos verticales en los entrepaños que no llegan a desequilibrar la horizontalidad general. El remate del edificio queda definido por estos cuerpos y por pináculos terminales de perfil aparentemente almenado.

Como hemos dicho, este edificio puede ser relacionado en cuanto a estilo con la secesión vienesa y especialmente con Otto Wagner, a cuya influencia se añadirían, por un lado reminiscencias del gótico perpendicular inglés junto con inicios de lo que más tarde sería el racionalismo.

Por oposición a esta sobriedad estructural se superpone en las fachadas una profusa decoración de elementos cerámicos y temas inspirados en la agricultura valenciana. A estos elementos de claro valor simbólico se añade la repetición constante del escudo de la ciudad como remate de las marquesinas, así como elementos emblemáticos alusivos a la compañía propietaria como la estrella de cinco puntas y el águila, símbolo de la velocidad, que remata el cuerpo central del edificio. La decoración es completada en el bloque central por dos mosaicos simétricamente colocados. El vestíbulo está decorado igualmente con cerámica vidriada.

Situación

La entrada principal a la estación está situada en la calle Játiva, si bien tiene otro acceso en la calle Bailén, esquina a Matemático Marzal. El conjunto de vías y edificio está flanqueado por las calles Alicante y Bailen al este y oeste respectivamente y Játiva al norte. Al sur discurre el haz común de líneas ferroviarias que parten de esta estación Terminal.

Está bien comunicada con la red de Metro Valencia, con dos de sus estaciones (Xàtiva y Bailén) dentro del recinto de la estación y otra (Plaça Espanya) a escasos minutos a pie de la estación.

La estación dispone de un total de 11 vías destinadas a la parada de trenes que presten servicio de viajeros. De estas vías, las numeradas del 1 al 6 llegan hasta el vestíbulo principal de la estación, las numeradas 7, 8 y 9 quedan situadas en el lado oeste de la estación situándose sus toperas 100 m antes que las de las vías 1 a 6 y las otras 2 numeradas como 21 y 22 quedan situadas al lado este de la estación, junto a la calle Alicante, y las toperas están  a unos 120m de las de las vías 1 a 6.

1900 Entrada a Valencia por FFCC cruce con calle Jativa
1900 Entrada a Valencia por FFCC cruce con calle Jativa