El escudo de la ciudad de Valencia se basa en el Señal Real de Aragón, tras concesión de Pedro el Ceremonioso, al que se incorporaron diferentes elementos con el tiempo, alusivos a las armas personales de Jaime II de Aragón, quien incorporó la ciudad a la Corona, y a diferentes hechos bélicos. El emblema con una representación del escudo que utiliza el Ayuntamiento de Valencia garantiza su uso institucional, a pesar de no estar oficializado en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana (DOCV).

Blasonado

En escudo losanjado, campo de oro con cuatro palos de gules, dos eles coronadas como tenantes y en la parte inferior dos ramas de laurel. Al timbre, corona real abierta surmontada de un murciélago, visto de frente y con las alas extendidas, de sable

Historia

Hasta el reinado de Pedro el Ceremonioso, la ciudad utilizó como armas propias un escudo alusivo a su emplazamiento: “Una ciudad amurallada sobre olas”. Este emblema aparece representado en uno de los primeros sellos municipales (1312) y en el escudo esculpido en la puerta gótica de la Catedral de Valencia.

El origen del escudo de la ciudad de Valencia, se remonta al siglo XIV, cuando se adoptó como divisa las propias armas reales sobre un escudo en forma de “cairó”, con los cuatro palos de gules sobre campo de oro.

Escudo coronado en la lonja de la eda de Valencia de fines del siglo XV

escudo_de_valencia_2-svg

Pedro el Ceremonioso, en reconocimiento a la resistencia opuesta por Valencia a Pedro el Cruel de Castilla durante la Guerra de los dos Pedros (1356-1365), le concede a la Ciudad de Valencia el derecho a utilizar sus armas y la corona real. Se añadió una “L” a cada lado del escudo simbolizando la lealtad de la ciudad en los dos asedios que sufrió en la guerra con Castilla.

«E es cert quel senyal per los molts alts Reys darago atorgat e confermat a la dita Ciutat era e es lur propri senyal Reyal de bastons o barres grogues e vermelles. […] [L]o molt alt senyor Rey ara Regnant per son propri motiu e sa mera liberalitat tenint se aixi com fon sa merce per molt servit de la dita Ciutat senyaladament en la guerra de Castella prop passada specialment en los dos Setges e pus principalment en lo segon e derrer daquells tenguts sobre aquella per el Rey de Castella enadi la dita corona al dit senyal»

Manual de Consells de 1377 (Archivo Histórico Municipal de Valencia, años 1375-1383, n. 17, sig. A)

De esta enseña heráldica, adoptada en la forma de estandarte, con una corona sobre las barras de los reyes de la Corona de Aragón, evolucionó hasta la composición vexilológica de la señera, bandera oficial de la Comunidad Valenciana.

En el siglo XVII, aparecía en algunos escudos reales la figura del murciélago, popularmente conocido como “rat penat”. Existen numerosas leyendas que explican el porqué de la aparición del murciélago en el escudo, todas ellas relacionadas con el asedio de la ciudad por las tropas de Jaime I el Conquistador aunque la más verosímil es su adopción en similitud con el dragón usado en la cimera como emblema personal por el monarca Pedro IV el Ceremonioso.

El escudo adquiere desde el final de la Guerra de la Independencia Española (1808-1814), dos ramas de laurel que simbolizan la defensa de la ciudad ante el general francés Moncey, según otorgamiento a la ciudad por Fernando VII.