Retrocediendo sobre nuestros pasos hasta la plaza de San Vicente Ferrer,  se halla la calle de las Comedias. Siguiendo ésta,  llegamos a la calle de la Universidad, la cual nos lleva a  Pintor Sorolla, al final de la misma está la plaza de Alfonso el Magnánimo.

Este jardín nace en 1850 con la plantación de árboles procedentes del jardín del Palacio Arzobispal de Valencia, concretamente de una especie muy rara conocida como metrosidros procedente de las Indias. También se plantaron magnolios, palmeras y araucarias en años sucesivos.

El Parterre 1890
                            El Parterre 1890

Será a finales del siglo XIX con la instalación de la estatua ecuestre del rey Jaime I el Conquistador, cuando los jardines adopten la forma y tamaño que hoy vemos.

Antiguamente el jardín disponía de cuatro estanques circulares, uno en cada esquina, de todos ellos solamente uno permanece y es la fuente dedicada al dios Neptuno.

Un respaldo de forja de hierro y un banco de piedra corrido rodea todo el perímetro del parque, colocado en 1901 por acuerdo municipal.

Destaca un pequeño edificio de 1935 dedicado en la actualidad a Oficina del Consumidor y que en otras épocas fué Tribunal Tutelar de Menores y edificio para el cuidado del jardín. También Sobre este lugar se levantó un Teatro-Circo

 Estatua ecuestre del Rey Jaime I el Conquistador
  Estatua ecuestre del Rey Jame I el Conquistador

Un respaldo de forja de hierro y un banco de piedra corrido rodea todo el perímetro del parque, colocado en 1901 por acuerdo municipal.

Destaca un pequeño edificio de 1935 que en otras épocas fué Tribunal Tutelar de Menores y edificio para el cuidado del jardín. También sobre este lugar se levantó un Teatro-Circo

Edificio de 1935
                              Edificio de 1935

La riada de 1957 dañó el jardín y destruyó tres de las cuatro fuentes con que contaba, quedando solamente la actual dedicada al dios Neptuno. También se llevó muchas de las especies botánicas que aquí había, teniendo que volver a replantarse con nuevas especies. De entre los árboles que sobrevivieron a la riada destaca el gigantesco ficus que es admiración de los paseantes.

Fuente de Neptuno

Esta fuente se ubica en los Jardines del Parterre. La figura central es obra barroca en mármol de Giacomo Antonio Ponzanelli realizada en el siglo XVIII. Representa al dios del mar llevando su tridente en la mano, que representa el cetro que le fue entregado por los cíclopes como emblema de su poder. A sus pies hay un animal mitológico semejante a un pez con una larga cola.

Esta figura procede del desaparecido Huerto del canónigo Pontons, donde estaba situada en una hornacina abierta en el muro. Primeramente fue instalada hacia 1818 en La Glorieta para pasar en 1960 al Parterre donde permanece.

Estatua de Jaime I el Conquistador

A tan sólo unos pasos, podemos admirar, presidiendo el Parterre, la escultura ecuestre del rey Jaime I. La idea surgió en 1875 en el entorno del director del diario Las Provincias don Teodoro Llorente y aprobada por el Ayuntamiento en 1876 con la condición de que tendría que realizarse por suscripción pública.

En 1878 aún no se había recogido el dinero necesario para el proyecto, por lo que se decidió levantar el pedestal sobre el que se encuentra la estatua y que sería realizado por el arquitecto municipal Vicente Constantino Marzo con una altura de siete metros y medio.

El encargo y la fabricación de esta obra dió mucho que hablar en la prensa local de su tiempo, puesto que no se contrató a ningún escultor valenciano, sino que la comisión encargada recurrió en 1882  para la realización de la obra a Agapito y Venancio Vallmitjana de Barcelona, dos de los mejores escultores españoles del momento.

Como contrapartida se determinó que la fundición de la escultura se llevase a cabo en talleres valencianos, concretamente en La Maquinista Valenciana, empresa que ofreció el presupuesto más razonable: 30.000 ptas. La fundición fué dirigida por Francisco Climent.

La estatua fué tallada en madera por Agapito Vallmitjana y aprobada por la comisión encargada en 1886. Para el fundido de la obra fué solicitado al Ministerio de la Guerra quince toneladas de bronce, los cuales les fueron concedidos mediante el envío de cinco cañones y un obús que fueron traídos desde el Castillo de Peñíscola.

Fuente de Neptuno
                              Fuente de Neptuno

La obra fué inaugurada finalmente el 12 de Enero de 1891 y pesa 11.500 kgrs. Desde que surgió la idea de erigir el monumento hasta su completa realización tuvieron que pasar dieciséis años.

Más tarde se colocó en el pedestal en su parte delantera el escudo de armas del rey don Jaime y en la parte trasera el escudo de la ciudad de Valencia, modelados por el escultor Aixa. En ambos  laterales sendas leyendas nos hablan del ofrecimiento del monumento.

La escultura representa al rey Jaime I con traje de guerrero montado en su caballo al paso y en actitud de dirigir la tropa en su conquista hacia la ciudad de Valencia. Es de tamaño bastante mayor que el natural.

Ficus gigante
                                   Ficus gigante
El parterre En 1900
                          El parterre en 1900